sábado, 26 de abril de 2008

FRANCISCO IBÁÑEZ EN EL SALÓN DEL CÓMIC DE BARCELONA, 2008


Para aquellas personas que se preguntaran (iluso de mí) por qué no hubo ningún tema en el blog la semana pasada, informo que estuve de gira por el Salón del Cómic de Barcelona, donde tuve la oportunidad de conocer en persona (por fin) a Francisco Ibáñez, tema central de este blog, así como a muchas otras personas.

De entre ellas, quiero destacar a Mortadelón, Wayne Cambell, Kaximpo, Latro, Oscar+AB, que me acompañaron en buena parte de mi periplo catalán y a los que, he de añadir, fue un placer conocer en persona (todas sus magníficas páginas webs, foros y blogs los verá, querido lector, a su derecha).

Entre los personajes famosos, tuve el honor de hablar con el gran Quino (padre de Mafalda), Ramis (Alfalfo Romeo, Sporty), Cera (Pafman) y, especialmente, Francisco Ibáñez. Por temáticas blogeras me centraré en este último, a cuyo encuentro pudimos asistir el mismo sábado a las once y media de la mañana. Vino Ibáñez presentado por Antonio Guiral, autor de Cuando los cómics se llamaban tebeos y Los tebeos de nuestra infancia, así como de El gran libro de Mortadelo y Filemón, ya reseñado en este blog en el mes de enero y también dedicado por Ibáñez gracias a Migsoto. Precisamente, en un encuentro ya privado con Guiral, destacó la labor de Miguel Fernández Soto en cuanto a investigaciones mortadeleras, y calificó a nuestro amigo de “monstruo” de la sapiencia sobre Ibáñez.

Pero volvamos con este último. En el encuentro, el papá de Rompetechos se mostró, como de costumbre, risueño, jocoso, derrochando buen humor y recurriendo a viejas anécdotas (como la del quiosquero que le subía los cómics a casa cuando era pequeño); así como a chascarrillos varios (la hora canaria que pone para seguir trabajando, etc.).
Ibáñez contó su pelotera con Rafael González, quien le hizo copiar viñetas del mercado franco-belga para obras como El sulfato atómico (1969), alegando que si no lo hacía él “lo haría otro”; habló también de las ya conocidas cabezas recortadas de Valor…¡Y al toro! (1970), de cómo un empleado de Editorial Bruguera dejó de hablarle al verse reflejado en Rompetechos (de acuerdo con el libro de Miguel Fernández Soto, se trata de Ernesto Pérez Mas), a la vez que se refirió a compañeros como “el gran Vázquez” o José Escobar, del que habló con suma ternura y contó entrañables anécdotas. Más sorprendente fue su mención a Casanyes (motivada por una pregunta aguda de un miembro del público), del que dijo que lo superaba en los dibujos, pero que flojeaba en los guiones. Del mismo modo, confesó haber aceptado con humor la parodia erótico-festiva que este autor le dedicó en El Jueves. Además, Ibáñez comentó que las paredes de su estudio están adornadas con dibujos de sus antiguos camaradas de fatigas, a los que dijo extrañar mucho.


Más próximo en el tiempo, se jactó de haber conseguido resucitar a Rompetechos en la colección Top Cómic Mortadelo y afirmó que se encuentra trabajando en las próximas olimpiadas de Pekín, aunque su labor fue interrumpida por un nuevo álbum sobre el dos de mayo, del que avanzó los cameos de Pepe Gotera y Otilio, Rompetechos y el príncipe Carlos de Inglaterra. Una vez terminado este álbum, retomó la aventura olímpica que espera terminar a tiempo.

Cuando el público tuvo la oportunidad de formular preguntas, aproveché la ocasión para darle las gracias por toda la alegría que nos había dado a sus fans, a lo que él respondió que las gracias nos las debía dar a nosotros. Aunque intenté que se mojara a la hora de elegir un álbum favorito de los muchos que ha publicado, Ibáñez sostuvo que para él todos son iguales y que, cuando no sabe qué incluir en una historieta, realiza una autotransfusión , esto es, coge algún álbum antiguo de los que tiene detrás de la silla y recopila viejos gags que puedan funcionar bien en ese momento.

Acabado este encuentro, en el que Ibáñez se mostró atento, paciente y un poco despistado en cuanto a nombres propios (le costaba acordarse de los títulos de sus álbumes, del nombre del autor de Superlópez y de su propio maestro de ceremonias, Guiral), pude acercarme a entregarle una nota que había escrito ex profeso, y que el autor agradeció cortésmente.

Por la tarde, tras tres largas horas de cola, alrededor de las 18.30 tuve la fortuna de ser atendido por don Francisco Ibáñez nuevamente, de modo que conseguí su tercer dibujo dedicado, esta vez del álbum conmemorativo del 50º Aniversario de sus personajes: ¡Y van cincuenta tacos! (2007) (reseñado en este blog en diciembre de 2007). A pesar de la extensa fila de personas que agobiaban al dibujante catalán, éste se mostró sumamente atento, y no se limitó a hacer un dibujo a cada uno de nosotros, sino que también intercambió unas palabras con cada fan.






Me comentó que había estado en mi ciudad, Córdoba, hacía no muchos días y, al comentarle la devoción de muchos de mis alumnos ante su obra, en detrimento de los clásicos españoles, me dijo que les recomendara Mortadelo de la Mancha (2004), que, además, “es una lección de castellano antiguo”. Por último, quise regalarle a don Francisco Ibáñez el último fanzine de Ediciones Cúbicas, Fanzipote 15, en el que se incluye una historieta de Toni Contreras, uno de mis personajes. Ibáñez agradeció efusivamente el regalo y dedicó un rato a hojear la revistilla, señalando que pronto lo pondríamos en “la puñetera calle”. Finalizado el encuentro, nos estrechamos efusivamente la mano y di paso a los cientos de personas que formaban fila tras de mí.
No cabe duda de que haber conocido a Ibáñez en el cincuentenario de sus personajes estrella era el objetivo de mi viaje a Barcelona, y que el cumplimiento de dicho objetivo me llenó de felicidad, dada la amabilidad, simpatía y cordialidad que mi gran ídolo derrochó en tal encuentro. No obstante, no sería justo despedir esta entrada sin agradecer también la atención de Quino, así como la cordialidad de Ramis y Cera, con los que mantuve un par de breves pero interesantes conversaciones (algunas relativas a la trastienda de Mortadelo) y que, además, me dedicaron estos dibujos, que agradezco enormemente.




Por último, déjenme dar las gracias también a todos los compañeros foreros y blogeros ya citados, cuyo encuentro ha constituido una de las grandes bazas de un fin de semana inolvidable.

10 comentarios:

Migsoto dijo...

¡Felicidades por el sueño de conocer por fin a Ibáñez en un momento tan especial como este 50 aniversario!.

Como ya lo he visto en varias ocasiones, (y tengo firmados los álbumes del 40 y el 50 aniversario, ambos sin moverme de mi ciudad), para mí no era prioritario ver al autor en el Salón (ni loco me vuelvo a chupar tres horas de cola, que todavía me duelen las plantas de los pies de la última vez), si que me arrepiento en cambio de no ver en persona a tantos amigos de los foros y blogs que frecuentamos.

En fin, otro año será...

Saludos

Mortadelón dijo...

La verdad es que fueron dos horas de cola, que se hicieron cortísimas al lado de Wayne y Chespiro, y merecieron mucho la pena por volver a tener justo delante a ese genio de la historieta. Un fin de semana inolvidable.

Chespiro dijo...

Sí que fue inolvidable, Mortadelón.
Migsoto, ya no tienes excusa para el próximo.

ElRinconDelTaradete dijo...

Enhorabuena por los autografos.Yo tambien consegui uno de Ramis, Cera y del Gran Ibañez, pero de este ultimo en otro lugar y solo era el tercero de la cola pero tambien me casque una hora de espera porque Ibañez venia de otro lugar de firmas.Proximamente en el Taradete!

Chespiro dijo...

Pues esperamos tu versión de los hechos, Taradete.

Gordito Relleno dijo...

Felicidades por haber vivido esos momentos. Cuando tuve la oportunidad de ver a Ibáñez en mi ciudad reconozco que llega a emocionar intercambiar unas palabras con quien ha hecho disfrutar a tanta gente. Gracias por compartir vivencias con quienes no pudimos estar allí, nos hacemos a la idea de lo interesante que fue. ¡Saludos!

Chespiro dijo...

Gracias a ti por la visita, Gordito.
Para mí ha supuesto la realización de un sueño de la infancia (y no tan infancia).

Juan Cubo dijo...

FELICIDADES POR CONOCER A TU IFDOLO "IN PERSON" ASI COMO POR LA EXTENSA RESEÑA INFORMATIVA. ¡SIGUE ASI!...Y TOMA NOTA QUE ALGUN DIA TU ESTARAS DETRAS FIRMANDO NIÑAS ALPARGATAS... :)

Kaximpo dijo...

Todo "fan" de Ibáñez debe hacer una cola de 3 horas al menos una vez en la vida para conseguir un dibujo suyo... Como yo ya lo hice unos años atrás, esta vez me he contentado con la charla que estuvo interesante. :D

Y sobre todo conocer "in person" a compañeros de foro o blogueros sin Internet por medio. :P

Chespiro dijo...

Lo de firmar Niñas Alpargatas, Juan Cubo, lo dejaré para su cincuenta aniversario.
Gracias por la visita.
Gracias también a Kaximpo, uno de los hallazgos personales del Salón.