domingo, 1 de febrero de 2009

IBÁÑEZ, RECONOCIDO

Suele decirse que Francisco Ibáñez y sus personajes no han recibido en nuestro país los reconocimientos que merecen su calado y popularidad, afirmación cierta, al menos parcialmente. Aunque esto de los titulillos oficiales parece que va viniendo en los últimos años, la verdad es que Ibáñez y sus hijos de tinta son objeto del mayor premio al que puede aspirar un creador y sus criaturas: el cariño popular y el reconocimiento de no pocos compañeros de profesionales del medio.
En El gran libro de Mortadelo y Filemón,conmemorativo del 50 aniversario de los personajes, pudimos ver el homenaje gráfico de varios dibujantes, si bien se oyeron no pocas voces que señalaban que la selección pecaba de repetitva y, por qué no decirlo, de insuficiente.


Pero no nos engañemos, Ibáñez y su obra ha sido y es objeto de reconocimiento por parte de muchos dibujantes más o menos conocidos de la historieta cómica o la prensa diaria. A modo de ejemplo, presentamos las viñetas que varios colaboradores de El Mundo hicieron en 2005, en relación con la colección de clásicos de la historieta española (Ibáñez, Escobar y Jan) que editó el conocido diario:




En esta primera ilustración vemos el enfrentamiento paródico entre Goomer, personaje de Ricardo y Nacho, y clásicos de la historieta española como Superlópez, Zipi y Zape, Sacarino y Mortadelo. No deja de ser jocosa la alusión despectiva de Goomer a la experiencia de estos clásicos del humor, que lo miran entre condescendientes y atónitos.




Más caduco en cuanto a su concepción es el chiste de Guillermo, que se centra exclusivamente en los personajes principales de Ibáñez, disfrazando a Mortadelo de Alejandro Agag, por entonces en el candelero por ser el yerno de José María Aznar. Suponemos que fueron los cuellos de camisa del susodicho los que permitieron entablar la asociación mental entre este personaje de carne y hueso y el héroe del tebeo. No se pierdan la dedicatoria "Al gran Ibáñez".



"Al maestro Ibáñez y Rompetechos" reza la de Idígoras y Pachi, que muestran su predilección por el cegatón, una de la grandes creaciones de Ibáñez. Los artistas captan a la perfección el carácter quijotesco (no pocas veces atribuido a Rompetechos), convirtiéndolo en el contrapunto de Sancho Panza, ya que confirma al caballero que, efectivamente, los molinos son gigantes. Rompetechos, al igual que Don Quijote, vive una realidad paralela a la del resto del mundo, aunque por motivos distintos (la ceguera frente a la locura), rasgo que han sabido captar estos autores. El hecho de haber reuido la omnipresencia de Mortadelo para sacarle partido a otro personaje brugueriano, como es Rompetechos, redobla el interés de esta viñeta.




Julio Cebrián encumbra a Mortadelo al Olimpo de la historieta a la par que reivindica una Real Academia de la Historieta (tiempo al tiempo). Mortadelo aparece entrando por la majestuosa puerta con todo tipo de honores y adornado con sus mejores galas. "Ya era hora", reza su bocadillo. Cebrián insiste en su devoción por nuestro autor incluyendo la leyenda "Ibáñez for president". A ver si es verdad.

Esperamos, amigos, que hayan disfrutado con estas simpáticas viñetas en las que hemos podido constatar la predilección de los autores por los personajes de Ibáñez, así como el justo respeto que se le tiene en la profesión al que, dicho sea de paso, es responsable de que más de un profesional actual agarrara el lápiz y el papel.

9 comentarios:

Migsoto dijo...

Bravo por la Selección de homenajes a Ibáñez, Chespiro. Estas no las conocía, no he seguido el periódico nunca, sólo para conseguir los tomitos u otra promoción puntual.

Es oportuno reflexionar sobre la popularidad y la influencia del autor, y es un tema que puede dar más de sí, para un futuro trabajo.

Víctor1988 dijo...

En cierto sentido, da gusto que todos los dibujantes comiquiles de España se acuerden de Ibáñez y de Mortadelo y Filemón...

Chespiro dijo...

Gracias por los comentarios. Dada la influencia de Ibáñez en varias generaciones de dibujantes, digamos que estos homenajes son "justos y necesarios",por usar términos litúrgicos.

Kaximpo dijo...

No conocía yo tampoco esas dedicatorias, una incluso con Superlópez. :D

JuanAnt.Noé dijo...

La huella de Ibáñez está presente en el sentir de muchos autores y en la obra de otros tantos. Su popularidad e influencia seguro es enorme en muchos más ámbitos, ya sea un comentario realizado en familia o ante las cortes, ya sea uno director de cine o humorista de monologos... aunque generalmente sólo sean los dibujantes los que reconocen su importacia en nuestra cultura. Merecido homenaje el que le hacen éstos. Ilustraciones que desconocía, por lo que agradezco las compartas con nosostros.
Un saludete!

Comiquero91 dijo...

¡Genial colección de homenajes!
Y si Ibáñez es un modelo de inspiración para todo autor de cómic español, y eso es porque sus personajes han destacado sobre los demás con diferencia, prueba de ello es que son los únicos que siguen en pie de manera tan visible,y sí los americanos tienen a Eisner, los franco-belgas a Hergé, los japoneses a Tezuka, y nosotros a Ibáñez, y por suerte él sigue vivo y seguro que por mucho tiempo.

PD: Si, lo se, me dejo a muchísimos genios del cómic, todos y cada uno de ellos importante y genial, era solo para poner un símil ;^)

Chespiro dijo...

Pues muy bien puestos los símiles, jeje. Genio y figura...
Gracias a todos por los comentarios.

Oscar+AB dijo...

Genial entrada, tampoco conocía los homenajes y por ello los he disfrutado mucho :)

Chespiro dijo...

Me alegro, Oscar. Ese era el objetivo.