domingo, 26 de julio de 2009

HOTEL DORADO (O 13, RUE DEL PERCEBE REVISADO)



En 2009 la editorial Saymon ha publicado la novela de Alberto Gimeno Hotel Dorado, una revisión de la mítica serie de Ibáñez 13, Rue del Percebe. Así, el ya clásico edificio de las historietas sirve de leiv motiv para la obra de Gimeno, que lo describe así:


"La casa se erguía como una alta serpiente de luces que se iban apagando. Eran tres plantas, seis claraboyas, doce ventanas y una buhardilla reducida a la gatera sobre la azotea repleta de cuerdas para la ropa que, a esas horas de la noche, ya había sido retirada. [...] El portal estaba cerrado. Sin luz. La planta baja ya extendía la persiana metálica encadenada al suelo. El número trece marcaba el rótulo de ambas piezas, pero la calle nacía y moría con ellas."


La acción comienza cuando el norteamericano Walter Rodrigo llega a Barcelona y, debido a una confusión, es catalogado como un revolucionario contrario al régimen de Franco. Mientras pasa la marea, el personaje se hospeda en el número 13 de la calle del Percebe, donde sufre un accidente al subir a un ascensor más que dudoso que todos conocemos.


Convaleciente, es recogido por Doña Rita, una sufrida madre de tres chiquillos idénticos que son la piel del mismo diablo. Gimeno le otorga a este personaje una mayor dimensión que la que tiene en las historietas de Ibáñez, presentándola como una mujer ridícula, abandonada por su marido, y madre también de una atractiva jovencita, Dora, que tiene verdaderos problemas para encontrar novio, dadas las perrerías de sus tres hermanos. El personaje de Dorita se erige como uno de los ejes de la novela, a pesar de que en la serie de Ibáñez acabara desapareciendo relativamente pronto.


El veterinario aparece con el nombre de Amor Nepote y hace también las funciones de médico. Gimeno destaca su aspecto de morsa y hace que este hombre, que llegó a trabajar en un zoológico, padezca algún que otro mal de amores. Especialmente destacable es la caracterización de su consulta, heredera de las viñetas de Ibáñez.

En el ático vive un moroso recalcitrante que llega a colocar cepos ante los numerosos acreedores que lo persiguen. El autor de la novela lo caracteriza como un bohemio aficionado a la pintura (incluye el caballete que lo acompañó en las historietas), pero le cambia el nombre, pues de Manolo (referencia a Vázquez) pasa a llamarse Matías.


Tal vez por afinidades en sus actividades, Matías se relaciona con Raffles, apodo de Hortensio Malvarrosa, ladrón de poca monta y de escaso peso en la novela. Su esposa es bautizada como Penélope (¿quizás porque, como la de Ulises, vive encerrada en casa esperando los poco épicos regresos de su marido?).

Mayor trascendencia tiene en la obra la dueña de la pensión de realquilados, que en lugar de Doña Leonor se llama María de la Fuensanta Gil Panadero, y es de origen murciano. El autor se recrea en este personaje, imbuido en su vestido de lunares, al que da un carácter ligeramente más amable que en los cómics. Eso sí, la señora sigue siendo implacable con los realquilados que mantiene hacinados en tan corto espacio. Serán las escenas de la pensión, precisamente, las más simpáticas del libro. Gimeno, consciente de las limitaciones de los personajes de la serie original, crea una serie de realquilados a los que da personalidad propia, enriqueciendo así el elenco original.


La ancianita de los animales resulta llamarse doña Piedad, beata algo histérica e hipocondríaca que, por cuestiones genéticas, atrae a todo tipo de animales, no siempre con castas y honestas intenciones. Una gran relevancia tiene el sastre, Pau Pi, hombre atormentado por su pasado y tan poco eficaz como en las viñetas de Ibáñez.


De soslayo aparece don Rufino, el mercachifle de la tienda de comestibles y delator de "enemigos del Régimen". Sorprendentemente, este personaje resulta ser hermano de don Hurón, que aparece en el último tramo de la novela y que hace las veces de represaliado político (un rol interesante, que explicaría por qué ese personaje ibañezco pasó media dictadura viviendo en una alcantarilla). A modo de anécdota, doña Fuensanta nombra a un tal Rompetechos, que utiliza una lupa exagerada para localizar su comida en el plato de la pensión. No sabemos si lo de "Rompetechos" es un insulto de la patrona aludiendo a la mala vista de su inquilino, que sarcásticamente dice no encontrar la comida en el plato o si se trata del genuino cegato que todos conocemos, que tan frecuentemente visitaba la 13, rue del Percebe.




Alberto Gimeno juega y desarrolla las personalidades apenas esbozadas por Ibáñez a lo largo de tantos años de historieta. Así define a los inquilinos del inmueble:

" Como todos los moradores de aquel edificio , enfermos contagiosos de sueños truncados, de futuros despojos, seres que habían pagado todas las cuotas de la humillación y el fracaso, revoloteando- como las moscas sobre la sangre del tendero- en torno a la locura. Ese laberinto sin salida por el que todavía los perseguía un ruinoso afán de vivir".



Al final de la obra se nos dice el nombre del arquitecto del edificio, un tal Francisco Ibáñez, al que


"...un nuevo concepto de vivienda le sugerían sus casas sin intimidad, sin espacio delimitador, granos de uva del mismo racimo. Quería levantar el edificio prototípico de aquel hacine, cuyas viviendas se orientasen al exterior de tal modo que dieran la impresión de no estar cerradas a los ojos de la gente. Superpuestas como las viñetas de un tebeo. La arquitectura en viñetas, ese iba a ser el título de su tesis doctoral".




Completa el guiño la fecha en que se le consiguió la cédula de habitabilidad: 6 de marzo de 1961, misma fecha en la que se publicó la primera página de la popular serie de Ibáñez.




Desde el punto de vista literario, la novela presenta algunas ventajas, como el cuidado estilo, no pocos aciertos en su expresión, así como el sentido homenaje a la historieta que todos conocemos. No obstante, la trama de Hotel Dorado peca de difusa e inverosímil. Con unos personajes (sobre todo el principal) que van dando tumbos por el edificio sin un rumbo bien definido. A esto hay que sumarle algunos defectos inherentes a la narrativa española de nuestros días, como la vuelta constante a los tópicos de la posguerra española y los años del franquismo.



No obstante, se le perdonan estas pequeñas concesiones, por el cariño y respeto que el autor ha demostrado hacia la obra de Ibáñez, así como por lo insólito de su homenaje, que demuestra una vez más que 13, Rue del Percebe se está consolidando como una de las series de Ibáñez con más repercusión mediática, inspiradora de películas, series de televisión e incluso obras literarias.


Les dejamos con el breve epílogo del autor, que dice así:

"El autor quiere dejar patente su gratitud a Francisco Ibáñez, cuyas inolvidables viñetas de 13, Rue del Percebe inspiraron las preguntas infantiles que han precisado de esta novela para ser respondidas".
























16 comentarios:

ALBERTO GIMENO dijo...

Hola,
Soy Alberto Gimeno,el autor de "Hotel Dorado". Te agradezco la atenta lectura que has hecho de mi novela y la forma, eficaz y rigurosa, con que has establecido los paralelismos entre los inquilinos de 13 Rue del Percebe y los personajes de mi novela.
En lo que respecta a la trama -"difusa e inverosímil"-, no voy a discutir tu opiníon, sino añadir que, sinceramente, creo que se sigue bien-y la mía es una opinión compartida por las decenas de lectores que me la han hecho llegar- y, es cierto, que puede resultar inverosímil,pero al fin y al cabo se trata de reproducir un mundo poco convencional en una novela que no traicione esa inverosimilitud propia de las viñetas originales. Por supuesto, esta novela exige más que otras "la suspensión de verosimilud", pero a cambio te da unos personajes que a fuerza de recrearse en ellos acaban -a mi entender- haciéndose de carne y hueso literariamente hablando.

Gracias de nuevo, por tu lectura.

Un cordial saludo.

Bigotito dijo...

- Alberto , debo decirte que lo que has hecho .... como dibujante de tres al cuarto que soy.... que por lo que se dice en esta entrada , me a gustado el trabajo que has realizado.
- No solohas mencionado a personajes que se conocen desde hace muchisimo tiempo pero que se desconocia de sus verdaderos nombres, cosa que tu has hecho ( la verdad , el nombre del veterinario me ha hecho mucha gracia ).
- Mas que nada , podria considerarte un comiquero grafico ( un dibujante que no dibuja sino que describe un personaje de comic) por lo que meritos te sobran...XD.
- Yo haber si me encuentro tu novela en alguna libreria , me gustaria leerla.

SAludos.

Chespiro dijo...

Gracias ante todo por los comentarios. Espero que al señor Gimeno, al que agradezco que se haya pasado por este humilde blog, no le hayan molestado algunas de mis apreciaciones sobre la novela. Supongo que el afán crítico me viene por "deformación profesional".
En todo caso, quedan reconocidos sus aciertos,que no son pocos. Y aprovecho la oportunidad para agradecerle la dimensión humana que ha dado a unos personajes tan queridos por todos nosotros.
Con respecto al amigo Bigotito, creo ahora mismo la novela se encuentra con facilidad en cualquier librería.

Vainica doble dijo...

Soy lo que se puede considerar una fan de la 13 Rue del Percebe. Lo empecé leyendo desde muy niña y desde entonces siempre fue mi favorito. A través de una crítica que lei en Internet, me enteré de la exisencia de Hotrel Dorado y la leí. Yo no soy "crítica" ni nada parecido, pero sí una aficionada a la lectura. A mi el libro me ha parecido muy bueno, aparte de que muestra mucho amor y respeto por el tebeo, está muy bien escrito y me ha hecho reír y, a veces, emocionarme con las historias de sus peronajes (el de Dorita me ha encantado). También me ha gustado mucho el retrato de la Barceloneta de los años sesenta.
Yo vivo en Barcelona y el libro está en todas las librerías que suelo visitar: La Central, Laie, Casa del Libro...
Un saludo.

corsariosinrostro dijo...

Sorprendente descubrimiento el de este libro. Voy a por él a ver si puedeo leermelo este verano.

maginelmago dijo...

Muy curioso.
Me pregunto si el gato y el ratón tienen algún papel, o Don Hurón.

Don Guri dijo...

¿Y la araña de la escalera, y la araña? ;)

Chespiro dijo...

La araña no la recuerdo...Pero Don Hurón claro que tiene un papel, ¡y de qué manera!

Jackeline dijo...

Hola
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si lo deseas no dudes en escribirme a jackiesj0801@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

ALBERTO GIMENO dijo...

Creo que es una buena noticia para todos los amantes de la "13 Rue del Percebe" que "Hotel Dorado", mi novela sobre el inmortal edificio, esté teniendo una buena acogida entre los lectores. Ayer estaba en "El Corte Inglés" de Valencia en el panel de los 10 libros más vendidos.

Anónimo dijo...

!Qué pesada es esta jackeline!Aparece con el mismo mensajito en todos los blogs

Chespiro dijo...

Me alegro mucho por usted, Don Alberto, y también,por supuesto, por todos los seguidores de 13, Rue del Percebe.
Gracias por informarnos.

Chespiro dijo...

Del mismo modo, señor Alberto Gimeno, para mí sería un placer poder hacerle algunas preguntas acerca de la elaboración de esta novela, partiendo de la mítica serie de Ibáñez.
Si tuviera la amabilidad, le dejo mi correo electrónico por si se quiere poner en contacto conmigo.
Gracias por anticipado:
chicomec@hotmail.com

Señor Ogro dijo...

Aunque aquí suelo firmar como "Señor Ogro" soy Carlos De Gregorio. Lo digo porque ya he dejado algún comentario acerca de este libro en otro blog, en el que amablemente me ha respondido Alberto Gimeno. Quería dejar también aquí alguna nota, en primer lugar para felicitar al amigo Chespiro por su interesantísima entrada que me ha dado a conocer este libro, y en segundo lugar a Alberto Gimeno, porque ya llevo leída la mitad de la novela y estoy disfrutando muchísimo. En cuanto la termine ya comentaré alguna cosilla más.

Saludos a todos.

Chespiro dijo...

Se agradece, Señor Ogro. Pronto, tendremos aquí más noticias del autor y su obra.

corsariosinrostro dijo...

Hola. He escrito una pequeña reseña de este libro en el blog Voto a Bríos. Os invito a pasaros por allí.

http://corsariosinrostro.blogspot.com/2011/08/hotel-dorado-un-estudio-homenaje-los.html