domingo, 12 de julio de 2009

IBÁÑEZ HABLA SOBRE ALFONSO FIGUERAS

El seis de julio de este año hemos recibido la noticia de la muerte de Alfonso Figueras, uno de los dibujantes más personales de la Escuela Bruguera, creador de personajes como Topolino, Asipirino y Colodión, Don Terrible Buñuelos, etc.

Aunque no es frecuente encontrar testimonios en los que Ibáñez hable de sus compañeros de profesión, contamos en esta ocasión con la magnífica entrevista que en 1998 le hicieron en U, el hijo de Urich, nº 8. En ella, el padre de Mortadelo y Filemón da sus impresiones sobre Figueras:

“Por ejemplo, como dibujante, Alfonso Figueras, que para mí ha sido de los mejores que ha habido entre nosotros, entre los cómicos, y sin embargo tampoco ha sabido conectar con el público. Había otro que como dibujante no le llegaba ni a la suela de los zapatos, que era Conti, que siempre tuvo una aceptación tremenda. Y sin embargo, toda la gente llegaba, y sin embargo Alfonso Figueras no llegaba. ¿Por qué? Pues no lo sé.[…]

Sí, sí, sí. Era distinto, distinto pero bien trabajado, bien hecho, muy bonito. El resultado final era cojonudo. Había hecho una serie, que tenía un trabajo de tramado, de pluma, que eran verdaderas maravillas, y gracia tenía mucha. Hizo una serie que se llamaba Loony, de un marino, que tenía una gracia tremenda. Y sin embargo no consiguió que la gente se matara por comprar sus cosas, pues eso no lo consiguió nunca”.











En estas declaraciones, vemos que Ibáñez aprecia y valora la calidad gráfica de su amigo, hasta el punto de considerarlo el mejor de los dibujantes cómicos, que no es poco. Pero no solamente hace Ibáñez hincapié en el trabajado grafismo de Figueras, sino que también menciona que le resulta gracioso como autor. Dato curioso, porque Ibáñez siempre ha postulado un humor más explosivo y evidente que las sutilezas a las que Figueras nos tenía acostumbrados. Parece como si ahora hablara más el Ibáñez aficionado al cómic que el Ibáñez dibujante, más inclinado a lo comercial.

De hecho, ese es el talón de Aquiles de la carrera de Figueras: el contacto con el público. Como bien dice Ibáñez, no llegó a conectar con la masa, la gente no se mató para comprar sus cosas. Es cierto que ahora estamos en una época en la que el tebeo se ha convertido en materia de “culturetas”, y que todo dibujante clásico pasa a llamarse “maestro” y que todos apreciamos la elegancia del trazo y demás…Pero son (fueron, fuimos) muchos los que nos saltábamos las páginas de Figueras cuando aparecía en las revistas Bruguera, a favor de otros dibujantes de grafismo más estándar. Eso sí, parece que no es el momento de reconocerlo.

Como nexo de unión entre ambos autores, no podemos olvidar tampoco que Ibáñez “heredó” la serie Loony cuando Figueras se fue del país. Un material pre-brugueriano que tiene un indudable interés, por el trabajo de ambos dibujantes.


Quede este tema como tributo a Alfonso Figueras, un autor que, como se dice en la entrevista, sacrificó la comercialidad en aras de desarrollar una obra muy personal, alejada de los cánones de la historieta infantil-juvenil de la época.

No queremos concluir sin resaltar la mención que Ibáñez hace de Conti, del que dice que como dibujante no le llegaba a Figueras ni a la suela de los zapatos. Y ahora dicen que no, que era cubista y cosas así…



15 comentarios:

Los Burgomaestres dijo...

Interesantísima entrada. Enhorabuena por el blog. Únicamente querría hacer notar que he detectado en él la existencia del peligro de confundir las opiniones de Ibáñez con la verdad absoluta. Cuidado.

Chespiro dijo...

Como buen aficionado a Ibáñez, sé que nada más lejos de la realidad.
Me alegro de verlos, señores Burgos.

El Viejo dijo...

En esta ocasión Chespiro me ha pillado completamente. No conocía esa deliciosa entrevista y aunque si a los personajes, nunca había oído hablar del señor Figueras. Me parece que en la próxima reunión Cúbica tendrá que ilustrarnos a todos, pues es muy interesante y el artículo deja con ganas de más.

Gran reseña y me encanta que en esta ocasión se hayan mostrado facetas menos positivas de Ibáñez, yo también creo que es un hombre de regalar pocos elogios, aunque desde luego, eso hace que los que aquí da a Figueras lo acrecenten.

Chespiro dijo...

Con mucho gusto, amigo El viejo, te comento lo que quieras de Figueras, aunque para mí es uno de los autores bruguerianos más desconocidos, por eso mismo que dice Ibáñez, no es muy comercial.

franchesk dijo...

"¡No conocen a Figueras!"

Se nos va un magnífiquismo autor. Recomiendo encarecidamente la lectura de cuanta historieta de "Topolino" que se les ponga por delante. Yo, por mi parte, intentaré sacar un homenajecillo a este genio en el fanzine "anónimo", e intentaré traer muestras en posteriores desvaríos cúbicos-malvados.

A todo esto, chespiro, ¿no tendrás por ahí el Fanzipote 11? Me he quedado con la intriga de leer cosas del Koña.

De paso, aviso que estaré desaparecido durante la próxima semana, efectivamente, en Portugal. No me busquen.

franchesk dijo...

Ah, y aviso: precisamente en el refugio del Koña y el temible Kaufman ("si no es amarillo, no es Kaufman") pueden encontrar el Cubo/Niña Alpargata famoso.

Chespiro dijo...

Pues el experto en Fanzipotes almacenados es Juan Cubo, Franchesk, yo ando escaso de eso.
Gran clásico ese Cubo/Niña Alpargata, que además, viene ya amarillo de por sí.

Laureano Productions dijo...

Yo tampoco conocia a Figueras. Debia ser bueno, porque Ibañez pocas veces habla de los dibujantes. Interesantiiiisima entrada como siempre, amigo Chespiro!

Chespiro dijo...

En realidad, Laureano Productons, se trata de una entrevista en la que Ibáñez habla de muchos de sus compañeros de Bruguera.

maginelmago dijo...

Con Ibáñez no hay quien se aclare. ¿Conti, un mal dibujante¿ ¿Pero no habíamos quedado que no Velázquez no servía para hacer tebeos? Son comparaciones imposibles: Conti, Figueras e Ibáñez tienen tres estilos y tres concepciones de hacer historietas. Uno no lo hace mejor que el otro.

Chespiro dijo...

Bueno, si a Ibáñez no le gusta el dibujo de Conti, puede decirlo, ¿no?
Aunque ahora con esto de la postmodernidad todo nos guste a todos.

Anónimo dijo...

Recomiendo el Carioco de Conti, recientemente publicado por RBA, muy gracioso, con los elementos justos sin poner una linea de mas. Hay que tener en cuenta la cantidad de trabajo de Conti (y demas autores) en aquella epoca con series y chistes en varias revistas (y varias editoriales) por lo que el dibujo era directo y comprensible. Eso es de sabios.

Raúl dijo...

Hace un par de semanas me compré el tomo de Astiberri Ediciones de Topolino, el último héroe (2006). Muy bueno, aunque esté en blanco y negro incluye una biografía bastante completa de Alfons Figueras.

franchesk dijo...

Es que el blanco y negro es tal y como debe ser editado, no con el estúpido color añadido de Bruguera (aplíquese esto también a reediciones varias de B y RBA).

Chespiro dijo...

Grande Conti y grande Figueras. Aunque, lo confieso, nunca fueron de mis favoritos, lo cual no quita que sea capaz de apreciar su mérito y aportaciones.