domingo, 10 de julio de 2011

UN PASEO POR GUAI DE LA MANO DE IBÁÑEZ

Como saben muchos de nuestros lectores y el mismo autor nos confesó en la entrevista que le realizamos en febrero de 2011, Ibáñez tuvo mucho que ver en la fundación, estructura y fichajes de la revista GUAI, de Grijalbo, a mediados de los 80.

Por tanto, resulta lógico que en el número uno de dicha publicación fuera el propio Ibáñez quien guiara a los lectores a través de las páginas de la misma. Para ello, nuestro autor elabora un peculiar índice-presentación, un recorrido de manos de un personajillo anónimo que nos mostrará los principales puntales de este nuevo tebeo.

Dicho personaje, que recuerda levemente a un Pepe Gotera algo achispado, es el anfitrión de este original repaso, protagonizando una hermosa página coloreada a acuarela (algo que también se observa en las primeras series de Ibáñez en GUAI) y con una composición ingeniosa, ágil y rompedora, que recuerda a la de las portadas de las revistas bruguerianas de los años 70, donde se juega con los espacios, los bocadillos, etc.

En su periplo, el personaje se irá topando con algunos de los personajes nacionales y extranjeros que conforman la revista, como Astérix o Lucky Luke, a los cuales Ibáñez ha añadido bocadillos muy sui generis con algún comentario ingenioso. Sin embargo, serán los autores nacionales los que se lleven la mejor parte. Así, se nombra a Segura y sus Muchamarcha's, a Mirlowe, no sin antes aludir a las arrugas de su creador, Raf,  gran amigo de Ibáñez...

Sin embargo, quien hace que nuestro anónimo guía se decida quedar en la revista no es otra que la Cleopatra de Martz-Schmidt. Sin duda, el personajete se ha quedado prendado de sus encantos femeninos, pero, en un nivel más profundo, no podemos olvidar que se tratará de una de las obras más trabajadas de Martz- Schmidt, una creación de plenitud que ocupará un lugar muy especial en la producción del dibujante y que otorgará más categoría, si cabe, a esta excelente revista.


Les dejamos con la página en cuestión para que la disfruten, queridos lectores.



8 comentarios:

Easmo dijo...

Que me digan lo que quieran, que ese tipo es Pepe Gotera con cuatro copas de más.


Curiosa entrada, amigo. Su labor de investigación siempre es encomiable.

Gabriel Gavina dijo...

Excelente y nostálgica entrada. Cuando era niño la ¡Guai! era mi revista favorita, siempre me pregunté por qué diablos cerraron. Tal vez el feísimo logo de la editorial tuvo algo que ver...

Anónimo dijo...

La pregunta del millón:

¿Qué podemos hacer para volver a tener una revista como esta en los kioskos?

Si podemos hacer algo, decidlo y hagámoslo.


PD: Gran entrada nuevamente, Chespirot.

Chespiro dijo...

Gracias a todos por los comentarios.
Me temo que por mucho que hagamos nosotros, el público receptor de ese tipo de revistas anda por otros derroteros.

Gabriel Gavina dijo...

No es exactamente la ¡Guai!, pero han lanzado una nueva revista infantil al mercado: la revista Fiz.

http://revistafiz.blogspot.com/

Espero que les dure el invento, a parte de Dibbuks y El Jueves ya no quedna revistas de cómics en este país...

Anónimo dijo...

Pues si esa es una revista infantil, que venga Dios y lo vea.

Una "revista infantil" que consiste en hacer apología de la escatología más asquerosa ????? Pero qué mierda de revista infantil es esa ( nunca mejor dicho )???????

Debe ser una broma. Esa mierda no puede ser una revista infantil.

De verdad, vergonzoso.
No tengo palabras.
Alucinante es poco.
Se merece el mayor de los fracasos.
Esa mierda de revista es un insulto y una deshonra para el cómic.


Salud.

Gabriel Gavina dijo...

Hombre Anónimo, no hace falta ser tan duro. A mi tampoco me gusta el planteamiento escatológico, pero eso se reduce al personaje principal (que da nombre a la revista). Hay otra historietas con otros planteamientos ahí, que bien valen la pena aunque sea para hecharles un vistazo (y despotricar después, si se diera el caso).

Chespiro dijo...

No puedo participar en la polémica porque todavía no he visto la publicación.
En todo caso,la espero con curiosidad.